167 - La mujer y el marido borracho

[i2.htm]



167 - La mujer y el marido borracho

Tenía una mujer un marido borracho. Para librarle de este vicio imaginó la siguiente treta.

Esperando el momento en que su marido se quedaba insensible como un muerto a causa de la embriaguez, cargó con él sobre sus espaldas, lo llevó al cementerio y allí lo dejó. Cuando juzgó que ya se le había pasado la mona, volvió y llamó a la puerta del cementerio.

-¿Quién llama ahí?-dijo el borracho.

-Soy yo, que traigo la comida a los muertos contestó la mujer.

-No me traigas comida; prefiero que me traigas de beber - replicó el borracho.

Y la mujer, golpeándose el pecho, exclamó:

-¡Qué desdichada soy! Ni siquiera mi treta ha hecho sobre tí el menor efecto, marido mío, pues no sólo no te has corregido, sino que te has agravado, convirtiéndose tu vicio en una segunda naturaleza.

 

No dejes que una conducta equivocada domine tu vida. Pon tu razón sobre la equivocación.

 

borracho

 

 

Búsqueda personalizada

 

Búsqueda personalizada

Recomiende esta página a una amistad. Envíe Email:

Clip Art Designs by Graphics Factory

 Politica de Privacidad

Cuentos de Grimm, todo público

Blogs:
Buena Vida con Amor
Good  Life with Love

Usuarios están disfrutando de estas fábulas en este momento. Presione (click) sobre el NÚMERO para ver el detalle.



Copyright ©
edyd.com