289 - El ciervo en el pesebre de los bueyes

[i4.htm]



289 - El ciervo en el pesebre de los bueyes

Un ciervo perseguido por la jauría y ciego por el terror del peligro en que se encontraba llegó a una granja y se escondió entre unas pajas en un cobertizo para bueyes. Un buey amablemente le dijo: 

-¡Oh, pobre criatura! ¿Por qué de esa forma, has decidido arruinarte, y venir a confiarte a la casa de tu enemigo?

Y replicó el ciervo:

-Permíteme amigo, quedarme donde estoy, y yo esperaré la mejor oportunidad para escapar. 

Al final de la tarde llegó el arriero a alimentar el ganado, pero no vio al ciervo. Y aún el administrador de la finca pasó con varios de sus empleados sin notar su presencia. El ciervo congratulándose a sí mismo por su seguridad comenzó a agradecer a los bueyes su gentileza por la ayuda en los momentos de necesidad. Uno de los bueyes de nuevo le advirtió: 

-Realmente deseamos tu bienestar, pero el peligro no ha terminado. Todavía falta otro hombre de revisar el establo, que pareciera que tiene cien ojos, y hasta tanto, no puedes estar seguro.  

Al momento ingresó el dueño, y quejándose de que no habían alimentado bien a los bueyes fue al pajar y exclamó: 

-¿Por qué falta paja aquí? Ni siquiera hay para que se echen. 

Y esos vagos ni siquiera limpiaron las telarañas!  

Y mientras seguía examinando todo, vio sobresalir de entre la paja las puntas de una cornamenta. Entonces llamando a sus empleados, ordenó la captura del ciervo y su posterior sacrificio.

 

Nunca te refugies en los terrenos del enemigo.

 


ciervo

 

 

Búsqueda personalizada

 

Búsqueda personalizada

Recomiende esta página a una amistad. Envíe Email:

Clip Art Designs by Graphics Factory

 Politica de Privacidad

Cuentos de Grimm, todo público

Blogs:
Buena Vida con Amor
Good  Life with Love

Usuarios están disfrutando de estas fábulas en este momento. Presione (click) sobre el NÚMERO para ver el detalle.



Copyright ©
edyd.com